ETAPAS DE LA TRAVESÍA

La natural evolución de la vida nos invita a preguntarnos cómo queremos vivir la madurez. Para ello, hemos identificado 4 etapas:

Darnos cuenta: Asumir que enfrentamos una etapa vital para la cual posiblemente no estábamos preparados, ni contábamos con modelos cercanos, simplemente porque la extensión de la vida es un fenómeno reciente. Para una mujer que llega en buenas condiciones a los 60, la expectativa de vida es 90.4 años, y para un varón es de 85.3 años.

Conocernos:  La segunda etapa requiere identificar nuestros talentos, y el propósito de nuestra vida, para desde ahí comenzar a delinear cómo queremos vivir el espacio de tiempo que se abre ante nosotros y que probablemente es 1, 2, 3 o incluso 4 décadas. De la conexión con el propósito surgirá la energía, las relaciones, la colaboración que nos permitirá dar forma a nuestros sueños.

Equiparnos: Para iniciar el viaje, requerimos muchas veces dejar atrás ciertas creencias y prácticas, para dejar espacio para lo nuevo que necesitaremos incorporar.

Ponernos en marcha: Visualizando hacia dónde queremos encauzar nuestra vida, es preciso comenzar las conversaciones que generan el futuro que queremos construir para nosotros, nuestra familia y nuestra sociedad.

Es indispensable que este viaje lo hagamos en las 6 dimensiones del Ser

Las diversas actividades o instancias de aprendizaje  buscan ofrecer inspiración, conocimientos y herramientas para abordar las 4 etapas en las 6 dimensiones diversificadas en: